Posted on

Cupcakes Red Velvet

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+

Cupcakes Red Velvet

O lo que es lo mismo terciopelo rojo.

Si ya lo se, se ha terminando la Navidad, pero porque no podemos hacer en otras fechas del año unos cupcakes rojitos?!! Además dentro de nada tenemos ahí San Valentín, así que hay que empezar con ello y nada mejor que con un riquísimo cupcake de Red Velvet

El bizcocho Red Velvet es sin duda una de los famosos que hay dentro de la repostería americana. A mi me encanta hacerla, el rojo que se queda es precioso, el olor que deja con el chocolate en la cocina me encanta y la cara de la gente cuando lo comen! Eso no tiene precio.

1505067_574730742619499_248292229_n

El nombre de Red Velvet viene evidentemente por su característico color rojo y por la textura esponjosa del bizcocho. Según se comenta el peculiar color rojo de este bizcocho venía porque se le añadía jugo de remolacha para darle un color diferente, lo cierto es que ese rojo tan espectacular solo se consigue con colorantes, y además tienen que ser colorante especial, en pasta y de lo que se denomina extra red, sino no hay manera de sacar el rojo!

Lo podéis encontrar aquí! No se os ocurra la tentación de utilizar esos colorantes que venden en el super, NOOOOO, que os saldrá un colorcillo un tanto raro y además como son líquidos pueden cambiar la consistencia del bizcocho. Otra buena opción son los colorantes en polvo, pero son muy difíciles de conseguir en cantidad, porque sería una locura utilizar cada vez un bote entero de Rainwbow. Y tampoco os recomiendo los clásicos colorantes de wilton, el rojo no es extra rojo… así que nunca conseguiréis que se quede un bonito color, y acabaréis gastando todo un bote, como me pasó a mi con un glaseado que tenía que ser negro y no había manera hasta que me decidí por abrir un bote de Extra Black.

Es tan esponjoso que puedes hacer una tarta con este bizcocho sin necesidad de añadirle almibar. Evidentemente no tiene la consistecia de un Madeira Sponge Cake y no sería el más adecuado para darle formas, aunque se puede hacer! Siempre que la he hecho ha sido un verdadero éxito, casi tanto como la carrot cake!

En esta ocasión os voy a enseñar la receta para elaborar cupcakes, aunque básicamente es la misma que para un bizcocho, lo que cambia es evidentemente las cantidades y el horneado, pero eso ya os lo explicaremos en otra ocasión!

La receta que os traigo es de Alma Obregón, de la que soy fan incondicional. Las primeras recetas que hice hará ya unos 4 años cuando me entró el gusanillo de hacer cosillas de estas eran de ella, y es infalible! Todas sus recetas salen perfectas! Eso si hay que seguir los pasos! Eso si yo le he añadido vainilla, ¿porque? Pues porque me encanta y todos dicen que están estupendos!!!

Empezamos con la receta para 10-12 Cupcakes de Red Velvet (a mi me suelen salir 11, depende de como se llene la capsula):

Para el bizcocho, red velvet:

Ingredientes para 10 o 12 cupcakes

  • 60 ml de aceite suave
  • 160 g de azúcar blanco
  • 1 huevos M
  • 1 cucharadita de cacao en polvo sin azúcar (OJO SIN azucar, no sirve cola cao, o cacao para hacer a la taza!)
  • 1 cucharadita de colorante en pasta rojo, lo puedes encontrar aquí
  • 1 y 1/2 cucharaditas de vainilla en pasta, yo os recomiendo el Extracto puro de vainilla Nielsen Massey.
  • 125  ml de leche entera, o podéis sustituir la leche y la cucharadita de limón por buttermilk. Y qué es eso? Pues nada más y nada menos que leche agria! Bonissim, jajajaja! En realidad dentro de la receta no se nota. Lo podéis conseguir en los supermercados Lidl, aunque es mucho más práctico (y hasta más económico) la opción de la leche y el limón.
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 150 g de harina
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de vinagre blanco

EMPEZAMOOOSS!!!

cupcakes Red VelvelLo primero y más importante hay que preparar todo previamente y asegurarnos de que tenemos toooodooos los ingredientes. Porque no hay nada que fastidie más que empezar, sacar la bandeja empezar con los papelitos…. y como siempre vamos con prisa, vamos sacando y pesando los ingredientes sobre la marcha y upss, cuando queremos añadir el vinagre y bicarbonato… ala no tengo bicarbonato!!!! Esto es totalmente verídico… me he quedado con la receta hecha y sin poder añadirle el vinagre con bicarbonato, y como me gusta hacer estas cosas tardecito… pues ni puedes bajar al super ni es cuestión de pasar a molestar al vecino!

Bueno pues una vez todos los ingredientes localizados y pesados empezamos.

En muchas recetas veréis que el primer paso es precalentar el horno, yo normalmente no lo hago porque he descubierto un truco que enseguida os cuento!

Bueno vamos paso por paso:

  1. Precalentamos el horno a 180º, yo utilizo calor arriba y abajo, esta parte si os gusta mi tipp, lo podéis dejar para después.
  2. Preparamos la bandeja con las cápsulas que más nos gusten, yo en el 99% de los casos utilizo las capsulas de House of Maríe, que podéis encontrar aquí, son las que mejor resultado me han dado, en cuanto a resistencia y por conservar el color casi intacto!
  3. Pesamos los ingredientes y reservamos
  4. Si no hemos optado por comprar Buttermilk, mezclamos la leche (que os recomiendo esté a temperatura ambiente) con el limón, debe reposar al menos unos 10 minutos para que se corte.
  5. Mezclamos el cacao con la harina y lo tamizamos, para que quede repartido uniformemente y no haya tampoco ninguna pelotilla de harina. Podemos utilizar un tamizador, aunque yo los he probado y me sigo quedando con el colador de toda la vida! Eso si ir con mucho cuidado y que no se os vaya saliendo del bol porque es un verdadero desastre.
  6. Empezamos a mezclar!! Empezamos como en todas las recetas a mezclar la parte grasa con el azúcar, en este caso no utilizamos mantequilla sino aceite de oliva, que además es mucho más sano! Metemos el aceite y el azúcar en nuestro robot o batidora de varillas y empezamos a mezclar a velocidad media, hasta que veamos que está mezclado. Normalmente con 3 o 4 minutos sería suficiente, pero ir echando un ojo.
  7. Una vez mezclado lo anterior, añadimos el huevo, y sin dejar de batir seguimos mezclando un par de minutos más, hasta que el huevo se integre bien en la mezcla anterior.
  8. Aquí es donde añado la vainilla, mmmmhh que huele fantástica!!!!
  9. A continuación vamos alternando la harina con la leche, echamos 2 o 3 cucharadas de harina y un chorrito de leche, así hasta terminar.
  10. Cuando ya esta todo bien mezclado le añadimos el colorante, con una cucharadita de colorante rojo, como os he dicho os recomiendo el Extra Red de Sugarflair, con otros no conseguiréis un buen color rojo.
  11. Y ya lo último mezclamos el vinagre con el bicarbonato, empezará ha hacer burbujitas! Rápidamente lo añadimos a la mezcla anterior. Y ya lo tenemos listo!!

Ahora ya nos queda rellenar las capsulas, a ver hasta cuantas conseguimos llegar, jejeje. Yo utilizo una cuchara de esas para hacer bolas de helado, y va muy bien, el problema es que me la compré hace un montón en un chino y era un poco grande! Así que no la lleno del todo, pero os lo recomiendo porque va fenomenal, le aprietas y dejas caer la mezcla en la capsula de una manera bastante ordenada, sin dejar un montón de churrupetes!

Y ya lo tenemos, y ahora?! Al horno? Pues NO, por lo menos yo no lo hago así salvo que tenga mucha prisa, siempre me gusta elaborar todo con tiempo, y aquí es donde viene EL TRUCO!!! Los meto al congelador, si si con bandeja y todo.

Y como fue que lo hice, pues más bien por necesidad, tenía que hacer una mega mesa con no me acuerdo ni cuantas galletas, cupcakes, cake pops, 2 tartas, macarrons (que los adoro pero lo reconozco, no me salen…). Así que de perdidos al río, pensé si los horneo y lo congelo…. cómo se quedarán las capsulas? pues igual se quedaban húmedas y la fastidiaba…. así que me aventuré a congelarlos antes de hornear. Y oye, resultó, y además lo hago siempre porque los cupcakes quedan redonditos, perfectos (casi siempre claro, si los llenas demasiado no hay milagros que valgan). Después ya seguí leyendo y ví que se reconienda meter la masa en la nevera, en las galletas ya lo sabía, pero con los cupcakes… pues no lo sabía.

Después se meten directamente al horno, sin descongelar ni nada.

Y como programamos el horno? Pues esto es un mundo, cada uno le tiene que pillar el truco al suyo, yo tengo opción de aire y calor arriba y abajo, pero no utilizo esta primera función, no la controlo bien, creo que lo reseca un poco… Programo calor arriba y abajo, 180º, durande 22-25 minutos. Yo suelo poner 23 o 24 y lo miro, con 22 nunca se quedan hechos, pero con 25 puedes pasarte.

Y como en cualquier receta, pues pinchamos para ver si está listo, si sale limpio ya está, los llevamos fuera y a enfriar. Hay que sacarlos de la bandeja y os recomiendo que os hagáis con una rejilla para enfríar, lo podéis encontrar aquí. Van fenomenal para cupcakes, y sobretodo las galletas!

Y ya los tenemos, sólo nos quedaría dejarlos enfríar, preparar la crema de queso y a decorar!!!

Para la crema de queso:

  • 125 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 300 g de azúcar glas, yo prefiero icing sugar que es un poquito más fino si cabe
  • 125 g de queso crema, hay que dejarlo en nevera hasta justo antes de gastarla.
  • Unas cucharaditas de leche opcional

 Esto ya es bastante sencillo.

  1. Ponemos la mantequilla en el bol o baso en el que vamos a trabajar y empezamos a batir a velocidad media. Recordar que debe estar a temperatura ambiente, y necesitaremos más tiempo si estamos en invierno y unos minutos si es verano!!!
  2. Tamizamos el azúcar y lo reservamos. Y NO sirve el que hace la termomix, se notará el granulado.
  3. En la mayoría de las recetas os dicen que se añade todo el azúcar junto con la mantequilla, pero NOOOO lo hagáis, por lo menos yo con la termomix no he conseguido que se mezcle, el azúcar le puede a la mantequilla y se forman bolas imposibles de manejar! Y vamos, desastre total, saca todo y empieza poco a poco a batir hasta que la máquina va aguantando. Así que yo voy poniendo cucharada a cucharada con muuuuucha paciencia. Cuando ya está todo seguimos batiendo un poco más, cuanto más batimos más consistencia tendrá la crema, con unos 10 minutos será suficiente. Pero OJO, con la termomix la máquina llega un momento que calienta la mezcla, así que mucho cuidado!!! En este punto y según el calor le añadiremos o no la leche, más recomendable en invierno, pero yo en verano nunca le pongo, así la mezccla tiene más consistencia!
  4. Una vez está mezclado le añadimos el queso y seguimos batiendo. Una vez está listo a mi me gusta dejar unos minutos la mezcla en la nevera, para que vuelva acoger consistencia y así queda mucho mejor con la manga!!

Y ahora ya os toca a vosotr@s, echarle imaginación, hacer decoraciones con fondant, rosas, mariposas, perlas de azúcar, incluso podéis teñir el glaseado! aunque con el rojo del cupcake ya hay suficiente no?!

 

Espero que os haya gustado y que lo probéis!!!